author image

Ignacio Beamonte

Divulgador y Asesor de salud con más de 40 años de experiencia.

  • Lun a Sáb 9a.m. a 7p.m. | Dom 12a.m. a 4p.m.

Tel.

(646) 176-1005 y 176-1040

Dirección

Ave. Espinoza #313, Col. Obrera. CP 22830

Cinco razones para dejar de comer pan blanco de caja 

Ha llegado el momento de dejar de consumir pan blanco de caja. Vea por qué: 

  1. Demasiado mezclado 

El trigo ya no es un alimento sano. Aunque sea ecológico o integral, el trigo moderno es híbrido. Contiene elevada cantidad de glutamina -proteína que irrita los intestinos-, y tiene mucho menos minerales y vitaminas que antaño. 

  1. Pobre en fibra, vitaminas y minerales 

El trigo integral puede no ser bueno para la salud, pero al menos contiene fibra, vitaminas y minerales. Pero en el pan blanco de caja, lo mejor de la harina se separa para dársela a los animales, y el resultado es un producto sin fibra y casi sin vitaminas y minerales–básicamente almidón; puras calorías sin nutrientes. 

Lo mismo ocurre con los cereales de caja. No se deje impresionar por las etiquetas que indican “enriquecidos con vitaminas.”La razón por la que se “enriquecen”, es porque los científicos se dieron cuenta en 1945 de que eran tan pobres en nutrientes, que la caja contiene tantos micronutrientes como los propios cereales -si no es que más. Los fabricantes añadieron entonces 3-4 vitaminas y poco Hierro. Es como robarle a alguien 10.000 pesos de su cuenta del banco y luego “enriquecerle” con veinte pesos. 

  1. Demasiado salado 

El pan blanco de caja está demasiado salado: un promedio de 19g sal/cada kilo de pan. Una porción de 250 g contiene 4.7 g sal (la máxima diaria recomendada por la OMS es 5g/día/persona). 

  1. Demasiado dulce 

El pan blanco de caja es puro almidón (azúcar) de combustión rápida o índice glucémico elevado, que provoca desgaste de insulina y reacciones de hipoglucemia. 

El índice glucémico indica el efecto de los alimentos en el nivel de glucosa en sangre durante las dos horas siguientes a su ingesta. 

El índice 100 de glucemia (el máximo) corresponde a la glucosa pura y…al pan blanco de caja, que es puro almidón, y éste a su vez una cadena de glucosas. 

Por eso consumir pan blanco es peor que comer terrones de azúcar: aumenta escandalosamente el azúcar en la sangre, afecta al páncreas y provoca el riesgo de desarrollar resistencia a la insulina, diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares. 

  1. Demasiado gluten 

El trigo moderno fue un híbrido seleccionado por su riqueza en gluten, que es una mezcla de proteínas. Cuanto más gluten en la harina, más fermenta el pan y es más elástico y esponjoso: parece más apetitoso, hinchado, y se vende mejor. 

El problema es que el sistema digestivo de muchas personas no tolera tanto gluten del pan moderno. Esa intolerancia provoca cansancio, dolor abdominal, diarrea, reflujo, artralgias, eccemas, y trastornos neurológicos. 

Conclusión 

Se pueden comer sardinas, ensaladas, huevos, etcétera, sin pan, y sienta muy bien. Pero ya existe pan de Spelt, Ezekiel, Centeno 100%, o libres de gluten. Y las tostadas y totopos salen al rescate. Incluso se sentirá más ligero y con más energía después de una comida sin pan de trigo.