detox

Detox de metales pesados

La intoxicación o envenenamiento por metales pesados es la acumulación de estos en el cuerpo. Hoy estamos expuestos a elevados niveles de estos compuestos todos los días, mediante el aire (por combustibles fósiles, minería, etc.), el agua contaminada, los cosméticos, tabaco, alcohol, pesticidas y herbicidas, y los alimentos.

Algunos metales son esenciales para la salud, como el zinc, el cobre y el hierro, y solo su sobredosis resulta tóxica. Pero en el caso de los metales pesados tóxicos, no hay cantidad benéfica.

Síntomas de intoxicación por metales pesados
• Arsénico
• Cadmio
• Plomo
• Níquel
• Mercurio
• Aluminio

Dependerán del metal involucrado, pero los síntomas agudos incluyen:
*Jaquecas. *Dolor abdominal y cólicos. *Náusea y/o vómito *Diarrea *Fatiga *Dificultad para respirar

En los casos más severos de intoxicación crónica se experimentan los siguientes síntomas:
• Ardor y tics
• Infecciones crónicas recurrentes
• Neblina mental
• Problemas de la vista
• Insomnio
• Parálisis o entumecimiento periférico

Alimentos a preferir

Estos alimentos se ligan a los metales tóxicos y ayudan a removerlos del cuerpo.
• Cilantro
• Ajo
• Moras azules
• Fresas
• Limonada
• Espirulina
• Clorela
• Jugo de germinados de cebada o trigo
• Jugo de alfalfa
• Algas marinas pardas
• Cúrcuma
• Curry
• Té verde, Matcha, Té blanco
• Tomates
• Probioticos

Alimentos a evitar

Todos los ultra procesados
Grasas animales (Mantecas)
Grasas trans (margarinas, aceites hidrogenados)
Aceites refinados
Arroz blanco, y arroz integral no orgánico
Algunos pescados (Tiburón, Espada, Marlin, Atún, Bacalo, Robalo, Mero)
Todos los alimentos no orgánicos

Otras recomendaciones para desintoxicar

• Fibra dietética: La fibra vegetal ayuda a reducir los niveles de mercurio en la sangre y el cerebro.
• Clorela: Aumenta la desintoxicación de mercurio.
• Alimentos ricos en azufre: Como ajos y brócoli. El ajo ayuda a evitar daños al riñón por cadmio y reduce el daño oxidativo por plomo.
• Cilantro: También ayuda a reducir la absorción del plomo en los huesos de los niños.

Suplementos:

• Glutation: Protege a las células del daño oxidativo por metales pesados.
• Algas marinas pardas: Sus polisacáridos gelosos reducen la toxicidad por metales pesados hasta en 74%.
• Aminoácidos sulfurosos: Como la cisteína, la metionina y la taurina.
• Ácido alfa lipoico: Es un antioxidante muy fuerte y capaz de quelar metales.
• Selenio: Ayuda a remover el mercurio.
• Vitaminas B-6, B-1 y C y E

 

  • Flora SJS, et al. (2010). Chelation in metal intoxication. DOI: 10.3390/ijerph7072745
  • Halttunen T, et al. (2007). Combining strains of lactic acid bacteria may reduce their toxin and heavy metal removal efficiency from aqueous solution. DOI: 10.1111/j.1472-765X.2007.02276.x
  • Halttunen T, et al. (2007). Rapid removal of lead and cadmium from water by specific lactic acid bacteria. DOI: 10.1016/j.ijfoodmicro.2006.10.040
  • Heavy metal poisoning. (2006). rarediseases.org/rare-diseases/heavy-metal-poisoning/
  • Hodges RE, et al. (2015). Modulation of metabolic detoxification pathways using foods and food-derived components: A scientific review with clinical application. DOI: 10.1155/2015/760689
  • https://www.karger.com/Article/Abstract/109829
  • Monachese M, et al. (2012). Bioremediation and tolerance of humans to heavy metals through microbial processes: A potential role for probiotics? DOI: 10.1128/AEM.01665-12
  • Reddy SY, et al. (2010). Thiamine reduces tissue lead levels in rats: Mechanism of interaction. DOI: 10.1007/s10534-009-9282-8
  • Salawu EO, et al. (2009). Prevention of renal toxicity from lead exposure by oral administration of Lycopersicon esculentum. academicjournals.org/article/article1391694030_Salawu et al.pdf
  • Singh R, et al. (2011). Heavy metals and living systems: An overview. DOI: 10.4103/0253-7613.81505
  • Tchounwou PB, et al. (2012). Heavy metals toxicity and the environment. DOI: 10.1007/978-3-7643-8340-4_6
  • Questions & answers: Arsenic in rice and rice products. (2018). fda.gov/food/foodborneillnesscontaminants/metals/ucm319948.htm
  • Zhai Q, et al. (2015). Dietary strategies for the treatment of cadmium and lead toxicity. DOI: 10.3390/nu7010552
  • Adlard, P. A., & Bush, A. I. (2018). Metals and Alzheimer’s disease: How far have we come in the clinic? https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5870044/
  • Callegaro, M. G., et al. (2011). Effect of wheat bran and flaxseed on cadmium effects and retention in rats [Abstract]. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20876162/
  • Chelation for coronary heart disease. (2019). https://nccih.nih.gov/health/chelation
  • Eliaz, I., et al. (2007). Integrative medicine and the role of modified citrus pectin/alginates in heavy metal chelation and detoxification – Five case reports [Abstract]. https://www.karger.com/Article/Abstract/109829
  • Gould Soloway, R. A. (n.d.). Chelation: Therapy or “therapy”? https://www.poison.org/articles/2011-mar/chelation-therapy
  • Gould Soloway, R. A. (n.d.). Vaccines do not cause autism. https://www.poison.org/Articles/2010-Oct/Vaccines-Do-Not-Cause-Autism
  • Heavy metal poisoning. (2006). https://rarediseases.org/rare-diseases/heavy-metal-poisoning/
  • Hegde, M. L., et al. (2009). Challenges associated with metal chelation therapy in Alzheimer’s disease. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2931820/
  • Jaishankar, M., et al. (2014). Toxicity, mechanism and health effects of some heavy metals. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4427717/
  • Kim, J.-J., et al. (2019). Heavy metal toxicity: An update of chelating therapeutic strategies [Abstract]. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0946672X1830748X?via%3Dihub
  • Li, Y. F., et al. (2012). Organic selenium supplementation increases mercury excretion and decreases oxidative damage in long-term mercury-exposed residents from Wanshan, China [Abstract]. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23033886
  • Sears, M. E. (2013). Chelation: Harnessing and enhancing heavy metal detoxification—A review. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3654245/
adaptógenos

Adaptógenos: Planta con Sabiduría Evolutiva

Los adaptógenos estimulan la capacidad regeneradora del organismo, para que recupere el equilibrio según las necesidades particulares de cada quien. Es decir, normalizan las funciones alteradas y fortalecen las comprometidas.Se trata de plantas bien identificadas, con efectos evidentes, y utilizadas desde antiguo, sobre todo por la medicina china y la ayurvédica. Eran las llamadas “hierbas reales”, usadas en momentos de grandes desafíos, antes de ir a la batalla, de cacería, a grandes viajes, o para supervivencia en zonas de clima extremo, ya que ayudan aumentando la resistencia al estrés, situaciones de cambio y tensión.El médico Nikolai Lazarov recibió el encargo del gobierno soviético de encontrar sustancias que mejoraran la productividad de los trabajadores y dieran una ventaja competitiva a sus atletas, cosmonautas y militares. Su colega el Dr. Brekhman estudió plantas tradicionales, en la idea de que plantas que han sido capaces de superar glaciaciones y prosperar en medios inhóspitos y condiciones de alto estrés, desarrollaron moléculas para sobrevivir y adaptarse, y pensó que estas serían útiles para quienes las ingiriesen. Es decir, que transfieren sus cualidades de supervivencia a las personas, como se ha visto confirmado actualmente con la xenohormesis.De 4,000 plantas estudiadas solo 12 fueron clasificadas como adaptógenos. Las llamaron así debido a su eficacia en la adaptación al estrés y su capacidad de aumentar la resistencia física.Estas plantas muestran además:
  • Efecto antiinflamatorio.
  • Inmunomodulador y regulador de la respuesta inmuno-endocrina.
  • Control metabólico y hormonal.
  • Anabolizante.
  • Anticancerígeno.
  • Ayuda ante los efectos adversos de la quimioterapia y radioterapia.
  • Protegen contra los radicales libres, son potentes antioxidantes y tienen efecto nootrópico.
  • Unas son más eficaces que otras en alguno de estos efectos, si bien actúan en todas las esferas, en mayor o menor medida. Según la medicina china, su efecto es global en todo el organismo es fortaleciendo la energía vital o chi.
¿Cómo funcionan?A diferencia de la medicina alopática, cuando hablamos de adaptógenos, nos encontramos ante un concepto diferente, ya que no podemos hablar de una relación concreta. Su efecto se explica mejor con las teorías de sistemas que con la relación causa-efecto. Es decir, como en el efecto sinérgico, la teoría de sistemas considera que un sistema es una entidad donde las partes se interrelacionan, son interdependientes y el resultado es mayor a la suma de sus partes. Además, un adaptógeno funciona aumentando o disminuyendo la respuesta de un mismo sistema, algo que no vemos en otro tipo de sustancias.¿Qué moléculas producen el efecto adaptógeno?Se desconoce cuáles originan el efecto adaptógeno, aunque se especula con distintas moléculas. Se ha concluido que el efecto se debe a moléculas no identificadas, nombradas “ilexinas”.¿Sobre qué tejidos o células actúan los adaptógenos?Todos coinciden en que el adaptógeno regula los sistemas hormonal, inmunitario, metabólico, son potentes antioxidantes y protectores de todos los sistemas. Cada adaptógeno tiene más afinidad por unos sistemas que por otros, pero suelen actuar de forma global. Se habla que estimulan el eje hipotálamo-hipofisario y/o estimulan las glándulas adrenales, la síntesis de neurotransmisores, o que activan el ADN y la síntesis de proteínas.La EMA (el organismo europeo responsable de la evaluación científica, supervisión y monitorización de las medicinas en Europa) investigó los adaptógenos en 2008, y define sus características de la siguiente manera. Los adaptógenos son:
  • Sustancias que tienen la capacidad de normalizar las funciones del cuerpo y de fortalecer los sistemas comprometidos por el estrés.
  • No son tóxicas ni producen efectos secundarios.
  • Sus propiedades farmacológicas son generales y actúan incrementando la resistencia a un amplio rango de factores adversos a nivel biológico, físico y químico.
  • Los adaptógenos son reguladores, normalizando a diferentes sistemas del organismo.
  • El efecto del adaptógeno es tan acusado como profundas sean las patologías en el organismo.
La EMA aclara que los adaptógenos no son tónicos, ni estimulantes:
  • Tónicos son sustancias que mitigan situaciones de debilidad en el cuerpo o en sus órganos. Para conseguir el efecto, deben administrarse varias dosis.
  • Los estimulantes aumentan temporalmente la capacidad de trabajo, dan sensación de euforia y aumentan la alerta y capacidad de concentración, seguida por un descenso de estas capacidades. Estimulan el sistema nervioso simpático. Con una sola dosis ya se da lugar a estos efectos.
  • Los adaptógenos aumentan la capacidad de trabajo físico y mental, sin un descenso e incrementan la capacidad para adaptarse a los factores ambientales y evitar daños. No estimulan el sistema nervioso como los estimulantes, sino que modulan el metabolismo y la respuesta al estímulo.
Los adaptógenos se describen como promotores de la resistencia del cuerpo frente a diferentes tipos de estrés y no se dirigen a un síntoma concreto. La conclusión de EMA es que los adaptógenos mejoran la calidad de vida en general, tienen efectos terapéuticos sobre situaciones de estrés y las enfermedades relacionadas con el estrés, y tienen un impacto positivo sobre la calidad de vida.Y concluyen que el concepto adaptógeno puede ser considerado medicina oficial, y ya se incluye en la Farmacopea de la Federación Rusa, Japón, Ucrania y Europa.Estimulador, no estimulanteHay muchas palabras que definirían a los adaptógenos: reguladores, regeneradores, revitalizantes, reactivadores, moduladores, restauradores, vigorizantes, energizantes, fortalecedores, estimuladores. Quizás la que mejor los define es estimulador, que no estimulante. Su efecto no es puntual, ya que restituye el sistema al cabo de un tiempo variable de tomarlo, sin generar ningún tipo de dependencia ni efecto rebote.¿Efectos secundarios?En la práctica médica se han constatado pocos, como algunos casos de nerviosismo por la ingesta de suplementos de ginseng, y pueden darse casos de sensibilidad o de sobredosificación.

Referencias:

(1) https://www.jstage.jst.go.jp/article/jphs/93/4/93_4_458/_article gingko
(2) http://www.chiro.org/nutrition/FULL/Adaptogenic_Herbs.shtml estres
(3) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19188053
(4) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17850106
(5) https://www.tandfonline.com/doi/full/10.3109/13880209.2011.560162
(6) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20308973
(7) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26609282
(8) https://search.proquest.com/openview/87c38bf95c6db76c878ce1a6c3fd3fda/1
(9) https://www.ajol.info/index.php/ajtcam/article/view/67963
(10) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23195818
(11) https://www.naturalmedicinejournal.com/journal/2012-03/costimulatory-effect-velvet-antler-proliferation-human-t-lymphocytes
(12) https://www.liebertpub.com/doi/abs/10.1089/acm.2017.0183
(13) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23675006
(14) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24741953
(15) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23195818
(16) https://www.ajol.info/index.php/ajtcam/article/view/67963
(17) https://www.ajol.info/index.php/ajtcam/article/view/67963
(18) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26107240
(19) http://mederifoundation.org/file_download/inline/1f096a12-a469-4860-89fa-85433c1daa9f
(20) http://nopr.niscair.res.in/bitstream/123456789/17525/1/IJEB%2039%283%29%20185-190.pdf
(21) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15656916
(22) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27713248
(23) https://www.naturalmedicinejournal.com/journal/2012-03/siberian-ginseng-review-literature
(24) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28640972
(25) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16261511
(26) (9bis4) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24741953
(27) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22347152
(28) https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.3109/13880209509055216
(29) http://www.ema.europa.eu/docs/en_GB/document_library/Scientific_guideline/2009/09/WC500003646.pdf EMEA
(30) http://www.ema.europa.eu/docs/en_GB/document_library/Other/2009/09/WC500003649.pdf
(31) http://rhodiolarosea.org/Web-Rhaponticum.pdf#search=%22carthamoides%22
(32) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10394302
(33) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26107240

Cómo sobrevivir a las radiaciones de baja intensidad

El ciudadano promedio no sabe que con cada clik arriesga su salud.

Los campos electromagnéticos de baja intensidad (cebis o emfs) están ligados al Cáncer, Alzhéimer, Esclerosis Múltiple, Fatiga Crónica, Abortos Espontáneos, y otras enfermedades devastadoras, siendo una preocupación moderna para la salud pública.

Pero como resulta ya imposible evitarlas, aquí algunos consejos de cómo reducir su impacto en nuestra salud.

Riesgos ocultos

Estos CEBI’s o EMF’s creados por celulares, líneas de electricidad, microondas, y muchos artefactos electrónicos  y magnéticos, nos impactan induciendo:

  • Ansiedad 
  • Depresión
  • Desmemoria
  • Fatiga crónica
  • Neblina mental

Los tres aparatos que emiten los campos más intensos y nocivos son:

Microondas. Tumores Cancerosos, Jaquecas, Fatiga, Vértigo, Caída del Cabello,  Descoordinación Muscular y Cardiaca, Vista Borrosa y Elevación del Colesterol.

Computadoras. Latidos Irregulares, Desórdenes del Sueño, Abortos Espontáneos, Jaquecas Severas, Malfuncionamiento de Tiroides, Baja Energía, Estrés, Mareos, Desmemoria, y Disminución de la Libido.

Teléfonos celulares. Insomnio, Desmemoria, Vértigo, Nausea, Problemas Oculares, Desconcentración, Adelgazamiento del Cabello, Malestar Respiratorio, Acufenos (Zumbidos en Oídos), Tumores Cerebrales, y Aneurismas.

Protegernos de estos campos es crucial para la salud y el bienestar.

Desconectarse para preservar la salud

Evitar completamente la radiación electromagnética resulta imposible, pero el reducir la exposición disminuye el impacto sobre nuestra salud. 

Primero: apagar o desconectar los aparatos que no estén en uso. 

Segundo: evitar las redes WIFI, especialmente en casa. 

Tercero: Recargar completamente las laptops y luego desconectarlas. Si la PC necesita conectarse a una fuente de poder, asegurarse que las clavijas y los enchufes estén lejos del cuerpo. 

Cuarto: Alejarse de luces fluorescentes o de halógeno. Ambas tecnologías producen campos muy elevados. Las LED son una alternativa segura.

¿Teléfono inalámbrico? 

Evitar la tecnología DECT porque transmite una radio frecuencia muy fuerte, aun cuando no esté en uso. Mantenerlo alejado de la cabeza usando el modo altavoz. Lo mismo es válido para los celulares.

Pero no basta evitar las fuentes. También hay que fortalecerse para reducir los efectos del impacto en la salud.

Prevenir y reparar el daño.

Aterrizar” el cuerpo caminando descalzo en arena o pasto húmedo por al menos 10 minutos diarios.

Alimentos y suplementos protectores:

– Algas Marinas (por el Yodo)
– Vitamina D3
– Espirulina
– Cúrcuma
– Complejo B
– Melatonina
– Tulsi
– Omega-3
– Glutatión
– Azufre orgánico (Ajo, etc.)
– Selenio
– Zinc

Para no resultar víctimas de tanto “adelanto”  tecnológico sigue siendo sensato fortalecer la alimentación, mantener contacto con la naturaleza, y desconectarse con la mayor frecuencia posible.

Referencias bibliográficas.

  • Vivir en casa sana, Mariano Bueno, Ed. Martínez Roca.
  • El gran libro de la casa sana, Mariano Bueno, Ed. Martínez Roca. 
  • Edificación Solar Biológica, Pierre Robert Sabady, Ed. CEAC. 
  • The Nontoxic Home & Office, Debra Lynn Dadd, Tarcher Inc.
  • Efectos biológicos de los campos electromagnéticos de frecuencia baja, artículo de la Revista de la Asociación Española de Medicina del Trabajo. 
  • Boletín No. 69: Electricidad y Radiación, de la Organización Internacional del Trabajo

El vinagre de manzana 

Desde la antigüedad se conocen las propiedades medicinales del vinagre de manzana y se utiliza en el tratamiento y prevención de muchas enfermedades. 

En esta época ocupa un lugar importante en el botiquín naturista en todo el mundo; en México gran parte de la población sufre pobreza y el vinagre de manzana puede ser un gran remedio para aquellos que no cuentan con una adecuada atención sanitaria. 

En el vinagre de manzana destaca la presencia de ácido acético, ácido málico, minerales (calcio, fósforo, sodio, hierro, cobre y mucho potasio), y vitaminas (B-2, B-3 y el beta-caroteno). 

Su riqueza en potasio ayuda a reponer su deficiencia en la alimentación moderna (que puede retardar el crecimiento y provocar estreñimiento, insomnio o irritabilidad nerviosa). 

Entre sus propiedades estan: Depura los intestinos y evita gases, mejora la digestión lenta, modera el apetito, su ácido málico moviliza y elimina grasas inútiles, acelera la combustión de grasas, estimula la diuresis sin perder potasio – es remineralizante – por su betacaroteno protege piel y mucosas – alivia inflamaciones y quemaduras superficiales en la piel. También es coadyuvante en tratamiento de angina de pecho, artritis, asma, fiebre del heno, hipertensión, enfermedades respiratorias, hipo y calambres – provoca saciedad – arrastra colesterol, lípidos y sales biliares que se forman en base a colesterol. 

Contra los males del siglo 

Tres en uno: glucosa, insulina y saciedad. 

Su consumo en una comida contribuye a que sea más lento el paso de los alimentos digeridos desde el estómago al intestino y a que disminuya la respuesta en sangre de la glucosa y la insulina, aumentando la sensación de saciedad de acuerdo a estudios en la European Journal of Clinical 

Nutrition donde se vio que cuanto mayor fue la dosis de vinagre (2-3 cucharadas) más significativa fue la disminución de la glucosa y la insulina, y mayor fue la medida de la saciedad. 

Estos resultados indican un potencial de alimentos conservados en vinagre de manzana como posible ayuda en dietas anti-obesidad. 

Como dosis general y a modo orientativo, podemos recomendar 1-2 cucharaditas por vaso de agua, con 1 cucharadita de miel virgen y beberla 2-3 veces al día en ayunas o antes de alimentos. 

También puede prepararse como bebida diaria con 1 cucharada de vinagre de manzana y otro tanto de miel virgen por litro de agua, y servirlo en reemplazo de bebidas envasadas o industrializadas.