author image

Ignacio Beamonte

Divulgador y Asesor de salud con más de 40 años de experiencia.

  • Lun a Sáb 9a.m. a 7p.m. | Dom 12a.m. a 4p.m.

Tel.

(646) 176-1005 y 176-1040

Dirección

Ave. Espinoza #246, Col. Obrera. CP 22830

Cómo sobrevivir a las radiaciones de baja intensidad

El ciudadano promedio no se da cuenta de que con cada clik de cualquier aparato está arriesgando su salud.

Los campos electromagnéticos de baja intensidad (cebis o emfs) están ligados al cáncer, alzheimer, esclerosis múltiple, fatiga crónica, abortos espontáneos, y otras enfermedades devastadoras, por lo que son una preocupación moderna para la salud pública.

Pero como resulta ya imposible evitarlas, aquí algunos consejos de cómo reducir su impacto en nuestra salud.

Riesgos ocultos

Estos CEBI’s o EMF’s creados por celulares, líneas de electricidad, microondas, y muchos artefactos electrónicos y magnéticos, nos impactan induciendo “neblina mental”, desmemoria, ansiedad, depresión, y fatiga crónica en los más sensibles.

Los tres aparatos que emiten los CEBI’s o EMF’s más intensos y ocasionan una variedad de padecimientos son:

MICROONDAS. Tumores cancerosos, jaquecas, fatiga, vértigo, caída del cabello, descoordinación muscular y cardiaca, vista borrosa y elevación del colesterol.

COMPUTADORAS. Latidos irregulares, desórdenes del sueño, abortos espontáneos, jaquecas severas, malfuncionamiento de tiroides, baja energía, estrés, mareos, desmemoria y disminución de la libido.

TELÉFONOS CELULARES. Insomnio, desmemoria, vértigo, nausea, problemas oculares, desconcentración, adelgazamiento del cabello, malestar respiratorio, acufenos (zumbidos en oídos), tumores cerebrales y aneurismas.

Resulta ocioso decir que protegernos de estos CEBI’s o EMF’s es crucial para la salud y el bienestar.

Desconectarse para preservar la salud

Ya decíamos que evitar completamente la radiación electromagnética resulta imposible, pero el reducir la exposición a esta radiación disminuye el impacto sobre nuestra salud.

Primero: apagar o desconectar los aparatos que no estén en uso. Segundo: evitar las redes WIFI, especialmente en casa.

Tercero: Recargar completamente las laptops y luego desconectarlas. Si la PC necesita conectarse a una fuente de poder, asegurarse que las clavijas y los enchufes estén lejos del cuerpo.

Cuarto: Alejarse de luces fluorescentes o de halógeno. Ambas tecnologías producen CEBI’s o EMF’s muy elevadas. Las LCD son una alternativa segura.

¿TELÉFONO INALÁMBRICO? Evitar la tecnología DECT porque transmite una radio frecuencia muy fuerte, aun cuando no esté en uso. Mejor mantenerlo alejado de la cabeza usando el modo altavoz, y lo mismo es válido para los celulares.

Pero no basta evitar las fuentes. También hay que fortalecerse para reducir los efectos del impacto en la salud.

Prevenir y reparar el daño

“ATERRIZAR” el cuerpo y consumir alimentos clave mejora la resistencia a los CEBI’s o EMF’s. Se hace tierra caminando descalzo en arena o pasto húmedo por al menos 10 minutos diarios.

En la lista de alimentos y suplementos protectores contra CEBI’s o EMF’s están: Algas Marinas (por el Yodo); Vitamina D3; Espirulina; Noni; Cúrcuma; Complejo B; Melatonina; Tulsi; Omega-3; Glutatión; Azufre orgánico (Ajo, etc.); Selenio y Zinc

Para no resultar víctimas de tanto “adelanto” tecnológico sigue siendo sensato fortalecer la alimentación, mantener contacto con la naturaleza, y desconectarse con la mayor frecuencia posible.