author image

Ignacio Beamonte

Divulgador y Asesor de salud con más de 40 años de experiencia.

  • Lun a Sáb 9a.m. a 7p.m. | Dom 12a.m. a 4p.m.

Tel.

(646) 176-1005 y 176-1040

Dirección

Ave. Espinoza #313, Col. Obrera. CP 22830

La conducta antisocial empieza desde el nacimiento 

O como decía mi abuelita: la educación se mama

El primer contacto de la madre con su bebé después del parto es crucial, de lo contrario, se podrían tener comportamientos antisociales; tal es el caso de menores en orfandad y de quienes al ser rechazados por sus padres pueden padecer déficit de atención o conductas agresivas. En la vida hay varios periodos críticos del desarrollo, como el parto y el posparto, ya que en éstos se fundamentan las conductas sociales. 

Cuando a los niños se les aísla del seno familiar o son abandonados, y no reciben los estímulos táctiles de calor o protección materna, presentan alteraciones conductuales de tipo sexual, hiperactividad, aprendizaje o agresividad e inseguridad. 

La chichi no sólo alimenta: también educa. 

La conducta maternal apoya el desarrollo neurológico y no es suficiente con solo alimentar a los bebés: hay que hacerlo con afecto, porque su sistema neurológico “también mama”. 

Niños que tienen alimentación, protección, e incluso estímulos programados, pero carecen del calor familiar y maternal, se aíslan y se les dificulta acoplarse. En cambio, los menores que desde el nacimiento tuvieron contacto afectivo con su madre no tienen este tipo de conductas, e incluso se les facilita socializar. 

La malquerencia se hereda 

Lo preocupante es que la conducta de menores rechazados se hereda por generaciones. Individuos que recibieron un pobre cuidado materno, al tener hijos transmiten el mismo patrón de conducta, hasta la 3ª. o 5ª. generación; es decir: si sufrí abandono y por ende tuve conductas antisociales, es posible que mis nietos o bisnietos se comporten igual. 

Conocedora de esta profunda necesidad humana, Amma, una guía espiritual de India, ha dedicado su vida a aliviar el sufrimiento con un abrazo. En 30 años ha abrazado a más de 29 millones de personas. 

Se ha reportado que 30% de mujeres que sufrieron maltrato infantil, cuando son madres, expresan esta conducta hacia sus hijos, y los hijos lo repetirán cuando son padres; patrón que se repite en la conducta maternal. 

Una medida para prevenir que niños en situación de abandono tengan comportamientos antisociales es que de inmediato una madre sustituta les ofrezca muestras de cariño a través de estímulos táctiles. 

El actual sistema de maternidad: cunero de conductas antisociales. 

Se puede evitar que el individuo sea inseguro cuando joven y adulto, y encaminarlo a una buena socialización y relaciones amorosas, porque un bebé que tuvo un apego seguro con su madre o padre, puede ser un adulto exitoso. Pero los que no recibieron afecto pueden desarrollar fobia social. Por eso es muy importante que recién nacido el bebé se ponga en contacto inmediato con la madre, porque las primeras horas son esenciales para formar este apego o vínculo.